¿Ruleta o Jaboncillo? | Blog Pontejos - Almacen de Pontejos

Esta es la GRAN PREGUNTA que todos nos hacemos cuando empezamos en el mundo de la costura o el patronaje. 

Tenemos claro que estas dos herramientas nos sirven para marcar pero... sin embargo, no tenemos muy claro en qué situaciones debemos utilizar la ruleta para marcar y en cuáles el jaboncillo o tiza.

Déjanos decirte que la ruleta estaría prácticamente prohibida en una labor de costura. Normalmente suele utilizarse solamente para trabajar con patrones y SIEMPRE sobre una base de corte para evitar los daños a la superficie sobre la que estamos trabajando. 

Las ruletas de marcar son realmente útiles para trabajos de patronaje. Con su círculo de pinchos conseguiremos un trazado limpio y perfilado, ideal para después poder cortar con una mayor precisión. Esta es una de las desventajas del jaboncillo, con el que obtendremos un trazo más robusto y menos preciso. 

La ruleta suele utilizarse para pasar los patrones directamente a la tela, sin necesidad de sacar el patrón en papel. Además, esta herramienta es muy útil para marcar sobre telas rígidas o elásticas. Sobre este tipo de tejidos resulta especialmente complicado marcar con una tiza o jaboncillo. Su arrastre puede causar marcas poco precisas. 

Otra de las ventajas de la ruleta es que se pueden marcar diferentes telas con un mismo patrón gracias a un papel carbón.

Gracias a las ruletas dobles podrás marcar a una distancia homogénea los límites de tu patrón. 

Sin embargo, la mayoría de los aficionados y aficionadas a la costura suelen utilizar el jaboncillo como herramienta principal para marcar. Es uno de los elementos indispensables en cualquier costurero que se precie. Son perfectas para contornear todo tipo de patrones y dibujar líneas y curvas (una falda de capa, un cojín cuadrado...) no son tan prácticos para marcar piquetas o señales pequeñas porque desaparecen fácilmente.

Para conseguir unas marcas precisas con el jaboncillo es importante que hagamos nuestro marcaje "despacito y con buena letra". Debemos tener nuestro jaboncillo afilado; existen afiladores de jaboncillos que nos permiten sacarle punta a nuestros marcadores. 

Es súper importante que la tela no se mueva ni un milímetro. Si conseguimos esto, es muy posible que tengamos las marcas que deseemos con una precisión milimétrica.

Tenemos que tener muy claras las oportunidades que nos ofrece cada una de estas herramientas. Hay infinidad de trucos para poder marcar nuestras telas pero... Lo más importante es conseguir unas marcas precisas con las que tengamos claro por donde tendremos que cortar nuestros tejidos.